Seguidores

23 nov. 2011

En escena

Enormemente, soy libre ante los ojos que se acumulan expectativos esperando mi presencia.
Voces que en su lejanía, van tomando poco a poco su silencio con esos riegos de ovación, que trasladan el salón al séptimo cielo.

No hace falta distinguir sus rostros cuando me encaro ante ellos y demuestro que leal les seguiré aunque no pertenezcan a mi rumbo, aunque no se percaten de mi ofrecimiento, aunque a veces no toleren el lenguaje absurdo.

Siempre tendré mi sonrisa antes sus pies y presenciarán la gran amiga concordia, personaje escénico y muy valorada últimamente.

Compañera en todas mis actuaciones.

Con una gran reverencia me despido y hasta muy pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario