Seguidores

18 oct. 2011

La fuerza de la vida

Aguarda cuando caminen en la oscuridad
y haz de tu juicio un juramento,
delatores los hay en todas partes
ten fuerza al calumniar sus encuentros.

Sé que en tus ojos
no hay descripción,
sino un argumento de rociar fuego
que al pretender apresurar,
el valor es el dueño del momento.

La tristeza,
quién camina sin sus botas de oropel
desnuda se muestra en el albedrío,
no encuentra el cobijar
que le de aliento
solo un desarmar de calma,
persigue sus lamentos.