Seguidores

16 sept. 2011

Mente profunda

Sea la tolerancia de su merced
soslayo de su imperia vehemencia
collar,que oprime su atajada conducta
galeones esporádicos,amasajados
y enturbiados con el poder de la burla;
recién indultan su tiranía
opresión que liturgia la enferma despota.
Allí cuelgan los honores
que malforman los trechos
de ojos abiertos,
con mirares de inciertos progresos,
gritares minuciosos disparan
como rebeldes insulsos
que zancadean en trampas angustiosas,
espinas fluyendo en ríos de sangre
muestra del camino agonizante
con ruinas y surcos,
donde la pobreza se presenta.
Reclamar,sin que nadie pueda escuchar,
el movimiento de donde viene
y cuando la calma se detiene
anuncia,de nuevo el regreso del despertar,
inmersos en un profundo pozuelo.