Seguidores

16 ene. 2012

Enloquecida

...seguidamente el razonamiento no significaba nada.Duras  y con gran frialdad las palabras de aquella vieja mujer  que agonizaba entre el reloj del miedo, en medio de toda la intemperie y que tan ni siquiera se movía.
Dejaba que su hálito divagara por donde la dejaran,entre corrientes y a la espera de que alguna persona le cogiera por su mano y la llevara por un camino de mútua templanza.


Hoy dicen que ha salido el sol,brillante e impugne y que sus ojos no dejaban de mirar hacia el cielo...

4 comentarios:

  1. Terrible, llegó la muerte envuelta en locura.

    Saludos cordiales Mía

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  2. Precioso Mía!! ese sol: "brillante e impugne" ...
    Qué belleza!

    Cariños!

    ResponderEliminar
  3. Hola Mía... linda prosa, aun con la melancolía que genera la situación que describes...¡Cuánta soledad hay en el mundo!
    Recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar